Blogia
RESPETO, DEL LATIN RESPECTUS

Españoladas (II)

Vamos con lo verdaderamente interesante y relevante. Lo pondré con mayúsculas porque es algo que no ocurre con frecuencia y que merece ser resaltado: DIMISIÓN DE UN MINISTRO EN ESPAÑA. Claro, escueto y para toda la familia.

Por cierto, y antes de meterme en materia como García, debo reseñar mi opinión sobre la suspicaz casualidad de que estos hechos hayan coincidido en el tiempo. Según palabras del propio presidente de este nuestro país, el ministro dimitido ayer a mediodía le presentó su renuncia el pasado jueves, luego el viernes y de nuevo el lunes, cuando se procedió a su destitución. Yo reflexiono un momento y dispongo lo siguiente: estamos en un clima electoral, a unos días de decidir dos gobiernos regionales muy importantes y la lógica indica que cuánto más cerca esté un hecho influyente de la fecha de votación, más influirá. Positiva y, sobretodo, negativamente. Porque nosotros, pobres votantes, tenemos poca memoria y la poca que tenemos nos la roban en cada esquina con quiosco, de un lado y de otro. Basándome en esa lógica, al partido que se llama de los obreros no le interesa que un ministro suyo haga mutis por el foro (muy bien hecho, que conste) tan tarde, sino cuanto antes mejor. Entonces, ¿por qué esperaron? Digo esperaron en plural porque esa decisión no la toma el presidente sólo, por su cuenta y riesgo. Toda la "troupe" de consejeros decidió esperar. ¿Por qué? ¿Para coincidir con el premio de la Academia a Mejor Actriz Secundaria para una española? ¿Para ver si Bermejo todavía podía optar a Mejor Corto de Animación?  No sé, es solo una reflexión sin respuesta, porque se ha demostrado, obviamente, que nada ha restado ningún titular ni prioridad periodística a la dimisión de un ministro en España, lo cuál no se produce desde el año 2000 cuando Manuel Pimentel dimitió como Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales por presuntos favoritismos de su ministerio a empresas de familiares (*). Creo que retrasarlo no ha hecho otra cosa que perjudicarles. Espero, sinceramente, que no demasiado para las elecciones en Euskadi, donde se presentan como la única opción esperanzadora para el futuro.

Me alegro de que este señor haya dejado su cargo. Se encontraba en una situación insostenible, con una imagen pública harto deteriorada y con presiones populares, sociales y profesionales demasiado fuertes. Hace bien en dejar el cargo, eso demuestra dos cosas: que ningún cargo público está atado a su puesto hasta que él quiera y que ha realizado francamente mal su función. Este ministro lleva meses amenazado por las asociaciones de jueces y secretarios de juzgado con realizar paros (algo nunca visto en España, pero somos una democracia tan joven que es normal) como protesta por el deterioro y falta de medios que sufre la justicia española. Es vergonzosa la situación, pero más vergonzoso es que el Ministerio de Justicia no haya sido capaz de negociar, dialogar y llegar a acuerdos con las asociaciones para no tener que llegar a esta situación. Han sido muchos meses, y no se logró nada. Es una situación similar a una convocatoria de huelga general de trabajadores (algo que con este gobierno no va a pasar, ya que los dirigentes de los sindicatos españoles son amigos personales del presidente, con el que ven juntos el fútbol y se van de comida por ahí), que es el reflejo de un fracaso del Ministerio de Trabajo y se deben pedir responsabilidades. O si la situación de la economía nacional es tan grave y acusadamente penosa que se exigen dimisiones en los Ministerios de Economía y Hacienda Pública. Así es la democracia. Si lo haces mal, rematadamente mal, debes asumir las consecuencias.

Elijo no hablar sobre lo irónico que resulta que un político que se definió textualmente en un mitin como progresista, socialista, rojo y moderno se dedique en su tiempo libre a ir de caza mayor, posando posteriormente ante una cámara con la abatida manada de ciervos y venados que con regocijo había soliviantado con pólvora minutos antes junto a unos coleguillas. La caza es legal y este señor libre de hacer lo que le venga en gana en su tiempo de asueto, pero que no me venga con discursos trasnochados y obtusos que no pretenden sino enmascarar al dirigente como alguien que no es frente a un auditorio que desea que el del escenario sea como ellos mismos. ¿Se creen que somos estúpidos? Como dijo León en aquella reunión: "Eh, eh...mítines los justos que yo solo he venido a tomarme unos botellines de cerveza fresquitos". Ya va siendo hora de quitar máscaras.

(*)Ha habido más dimisiones, pero todas relacionadas con dejar un cargo para optar a otro.

La Prospe, Febrero del 9

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

me se respeten -

Se agradecen los comentarios. ¡Ya se echaban de menos!
No queria que tuviese un color determinado. Hablo de un hecho en particular. Es más, reitero: Soy votante de UPyD en el congreso, mi representante es Rosa Díez y me parece deplorable la manera de tapar sus vergüenzas que tienen los populares.

Andy -

Bueno, quizá me haya dejado llevar un poco en lo de "inclinación política", jejeje. Pero vamos, que no hay que ir de puretas para saber que la situación es complicada, pero aqui en España se está complicando aún más por la ineptitud de unos jefes políticos a los que les quedan grandes las sillas donde están sentados. Y yo que estaba dispuesto a dar un voto de confianza a Zapatero, en esta segunda legislatura... parecía que algo había aprendido durante los 4 primeros años de entrenamiento. Españoles... ¡sálvese quien pueda!

mariano -

Si no supiera que es tuya casi parece una columna de estas de Pérez-Reverte en las que no deja títere con cabeza.

Estaría bonito escribir más sobre política y batirnos el cobre como buenos amigos con ganas de informarse :D

No entiendo muy bien a lo que se refiere el primer comentarista ;-) con ideología política: la exigencia de responsabilidad política a cargos públicos no entiende de ideologías políticas.

Sí y mucho de oportunismos tanto a la hora de pedirlos cuando se esta en los bancos de la oposición, como de utilizarla políticamente desde los sillones azules. Ahí creo que deberíamos todos de preveer estas cosas, pura estrategia política al fin y al cabo, y centrarnos más en los contenidos y las materias de los problemas y menos en la "limpieza" de las maniobras políticas.

Tengáis un buen día.

Andy -

Muy bien, Manué! Me ha gustado mucho lo que he leido, ya no por la inclinación política que denota, que también, pero está muy bien escrito. Me alegro de ver que sigues manteniendo esto a flote.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres